.

.
©

SONETO CLÁSICO DE LOS AMOS DE CASA

Si el plumero tornara al fin en pluma,
si la escoba lograra ser cuartilla,
y si el agua clorada y amarilla
transformárase en tinta sin espuma,

vos y yo (notesé que buena suma…)
dejaríamos pisos y rejilla,
polvo inmundo, letrinas y vajilla
despejando en un soplo tanta bruma.

Nos pondríamos sayo de poetas
con el oro bordado en nuestras capas
y armaríamos versos con enredos.

No tendríamos cóleras secretas
ni seríamos siervos de las papas,
usando en nuestro bien todos los dedos.