.

.
©

SONETO DE LA LÁMPARA DE LOS DESEOS

Confieso aquí que me hubiera gustado
ser la autora del último terceto,
más aún, de ¡todo ese soneto!
que el Maestro llamó ¨El enamorado¨,

ser la artífice de versos viscerales
como aquellos que fueran engendrados
con la fuerza del Genio y titulados:
¨Los Siete Sonetos Medicinales¨.

Ser tu punto de luz ante a lo adverso,
ser reposo para tu pie cansado,
perpetuarme en tu historia con un verso,

ser motivo de gracia, de pecado,
y el amor de tu vida, y tu universo…
confieso aquí que me hubiera gustado.