.

.
©

TRES POSTALES















En uno de los patios del Pasado
gesté lo que los días me trajeron,
creí lo que los sueños me mintieron,
firmé lo que sería mi legado.


En todas las arenas del Presente,
mis pies fueron sorteando los cristales,
la suma de los días y los males,
podríamos decir que... dignamente.


En una de las calles del Futuro
los naipes se cayeron del palacio
y fui abarcando el cielo muy despacio,
tratando de paliar el claroscuro.





En esas tres postales, te diría…
que quien suscribe al pie, ya te quería.




















ya te quería
























ya te quería











EL OTOÑO DE UNA VIDA













No sé si queda tiempo, si el Destino
- que ya marcó las cartas hace mucho -
me va decir si todo lo que lucho
vale la pena o es un desatino.


Es el otoño de mi vida y siento
que el corazón no me negó un latido,
y que quererte como te he querido
es un tesoro en este breve cuento.


No sé leer las líneas de mi mano
y no confío en globos de cristal,
tan sólo veo que esconde un puñal
este reloj que tengo como hermano.


Hacia un futuro incierto voy. Pernocto
en la manada de los inocentes
que hasta el final avanzan dulcemente
hilando versos para nada doctos.


Humana esencia, como el viento mismo,
como la arena que se escurre lenta,
como la pobre hoja amarillenta
que va secándose sin heroísmo.


Dejo en papel poemas color rosa
que no son más que un cúmulo de sueños,
(menguada herencia para mis pequeños…)
pero no puedo darles otra cosa.




 




Ya no soy dueña más que de esta hora,
y del amor que siento aquí y ahora.





















ENCONTRARLE LA VUELTA

















Habiendo parecido más que sido,
propongo a mi sombría irradiación
(- ¡ Sombra ! - me gritaron de un rincón…)
un giro capital y decidido.


Dejar de comerciar con tanto humo,
volver a militar en la franqueza,
driblear con dignidad a la tristeza
que me anda atropellando en grado sumo,


torcer la mala entraña del camino,
hacer que la ceniza de este cuento
se vaya dispersando con el viento
y abrir la puerta grande del Destino.




Aquellos que me aman, me comprenden,
aquellos que me ignoran, no se enteran,
si alguno no me quiere, no hay manera
ni esfuerzo que le cambie lo que entiende.




Empiezo por el punto de partida,
o sea, la señora del reflejo
que veo cada noche en el espejo
tratando de hacer pie por esta vida.
















En fin, que ando intuyendo que podré
salir del laberinto que inventé.











EL TESORO
















El ave en cautiverio desconoce
que el mar se vuelve rojo por la tarde,
que al viento no hay San Juan que lo acobarde
y nunca habrá una lluvia que la roce.


Le fue vedado el miedo y su misterio,
el mal del cazador no la amenaza,
el mundo es jaula, rejas, techo, casa…
y grises son los muros de su imperio.


Le da seguridad tanta quietud,
el agua y la comida no le faltan,
alarmas y arrebatos no la asaltan
y lleva la certeza por virtud.














En sueños logra ver que toca el cielo
con un divino, azul y eterno vuelo.










EL HALLAZGO













Se detuvo el viento
Contra su ventana

Y hubo un mar de sombras
En las calles anchas

Se cubrió de nubes
Se quedó callada

Sin más voz que un verso
Roto de nostalgia






Atinó a salvarse
Con poesía vana

Dibujó sonetos
De rima forzada

Disfrazó los temas
Enhebró palabras

Como aquél que enhebra
Todas perlas falsas






Mintió las sonrisas
Ocultó las lágrimas

Desterró los sueños
Que ya no soñaba

Dio de baja un nombre
Por pura revancha

Y enterró sus letras
Bajo flores blancas




Se palpó de penas
Se palpó de alas

Se sintió vacía
Sin trigo sin agua

Descubrió mil surcos
En su frente ancha

Y un puñal hincando
La verde mirada



Se sentó despacio
Frente de su casa

Y se vio a sí misma
Como a algún fantasma

Profundo el suspiro
La testuz bien alta

La verdad desnuda
Tajando sus palmas



Y en ese momento
Serena y callada

Con el pecho quieto
Deshecha la espada

Y la mente fría
Y la mar en calma

Supo a cielo abierto
Que ya no lo amaba









PULSIÓN DE MUERTE












Pegá con ganas, si ya te conozco...
Si por tus golpes bajo la testuz
y se me apaga de día la luz,
y lo sublime se me vuelve tosco.


Pegá. Sabés que estoy acostumbrada
al soplo oscuro de tu aliento rancio,
y a ese dolor parecido al cansancio
que se me filtra por la barricada.


Pegá tranquila, pero andá sabiendo
que si querés ganarme estás perdida,
porque estoy tan aferrada a la vida
como ese sol que siempre está naciendo.



Y aunque sabemos ambas que al final
voy a caer rendida ante tu espada,
tengo planeado regalarte nada
y hacer que muerdas tu propio sayal.













Y hasta ese punto extremo del Destino,
no pienso hacerte fácil el camino.













DES equilibrio









Este franco silencio en estampida
con tantas nubes rotas ¿ y la lluvia ?
hace tanto dolor que no diluvia,
que el papel es un páramo suicida.


Me robaron la Tierra Prometida,
ni siquiera la vi, qué poca fe,
no hay peor ciego – me dicen - que el que ve
sólo sombras en medio de la vida.


Me cambié los cristales, no hubo forma,
no se fue la tiniebla del abismo.
Tengo el alma con grave astigmatismo
y la sangre con coágulos de normas.


¿Y la piel ? - Con la nieve en el orillo.
¿Y el rosal ? - Prodigando las espinas.
¿Y la luz? - Como reina que se inclina.
¿Y las horas? - Clavando sus cuchillos.



¿Y ahora qué…? - Preguntáselo a mi espejo.
No respondo inquietudes esta noche,
y que vaya tragándose el reproche
esa extraña que habita en mi reflejo.


















Con tantas nubes rotas

¿ y la lluvia ?





hace tanto dolor que no diluvia...





CARPE DIEM











I

Lejana en la intención de dar consejo,
suscribo en estos versos repetidos:
(bregando porque sean bienvenidos)
mi arenga, que tal vez no llegue lejos…


(Al menos a tu casa… Que te toque
la puerta despacito y vos me escuches,
y por no hacerme caso– ya no luches…-
¡Dejame que lo sueñe y que lo invoque!



II

Te dije tantas veces… vidas breves
nos ha predestinado nuestra suerte,
y no hay otro final que el de la muerte
y no hay otro tesoro que te lleves,


excepto el galardón de haber vivido
con máxima efusión cada minuto,
rozando en ese límite absoluto
la cota del extremo permitido.



III

No cierres las ventanas, es momento
de abrir en par en par tantos cerrojos,
de darle libertad a tus antojos
y no seguir peleando contra el viento.


de no callar los ¡Quiero! y los ¡Te quiero!
de ser más vos que nadie, frente al mundo,
y al fin dejar el puesto del segundo
a aquél que no se anima a ser primero.



IV

El sol que no nos quema, nos escombra,
el mar que no te anega se sublima,
la luz que no te ciega se termina
volviendo buena amiga de tu sombra.


Ayer es un recuerdo borroneado,
Mañana una ilusión –aún- no -nata,
Futuro una posible fe de errata
que juega a ser trasunto del Pasado.


¿Y el Hoy? Un angelito alicortado
que mira reprochando más acción
y advierte con total resignación
que no beberlo todo es un pecado.




V

El quid es comprender que merecemos
vivir más que sufrir, y en esa gesta
parar de hacer preguntas, dar respuesta,
sabiendo que podremos, si queremos.














¡Crucemos hasta el mar por el que amamos!


Si ya quemamos naves,

y…

¡ nademos !





La vida es un blasón que nos debemos.




Hoy estamos,

mañana, no sabemos…






ESTA TARDE













Te busqué esta tarde
en el patio de todos los días

en la galería multicolor

entre guardapolvos

parecían palomas ¿sabés?
palomitas volándose a mi paso




te busqué fuera de horario
fuera de foco
fuera de la ley



te busqué en el mundo real
y sin apuro
y sin rumbo
y sin esperanza


y por una sola causa

porque todavía te sigo encontrando en sueños







A UNA AMIGA,










qué es eso, cortazarita,
pichoncito de cronopio,
de andarle recordando al estanque
que alguna vez fue mar;



qué es eso, mocosa,
compórtese carajo,
de hacerle ver a la brisa
que todavía tiene pasta de viento;



qué es eso,
ubíquese che,

de sembrar estrellas en la oscuridad


y volverse a casa así



como si nada.










LA REVELACIÓN







Blogger le hizo creer que existía el amor.
Twitter,  que llevaba la verdad consigo.
Facebook, que tenía montones de amigos
y que era posible otro mundo mejor.


La pompa y la imagen entre juglaría,
la foto elegida en un cendal de humo,
detrás de la cual no se advierten los grumos
del pobre y falaz mester de paganía.


Incauta fue aquella que en un monitor
se vistió de seda y de literatura,
como si en la arena de esa cuadratura
un genio pudiera curarle el dolor.


¡Confundir alquimia con puras cenizas!
No hay zapato alguno sobre la escalera.
No hay conejos blancos dentro la chistera.
Y un dios implacable se muere de risa.


Para una mentira no hay nada más sano
que el sol en la cara una manaña fría,
denunciando al mundo esa melancolía
que lleva la escueta verdad de la mano.


La verdad desnuda, sin peros, sin ropa,
con el paso firme sobre la explanada,
renunciando al vórtice de la pavada,
vaciando de un solo puntapié la copa.


¿Y ahora…? El trago:   amargo y adverso,
pero necesario y legitimador.
Tratar de enmendar -como sea- el error,
y apostar el alma a enaltecer los versos.









Ha ignorado al Ángel, no atendió sus dones,
que el Numen la olvide, que Dios la perdone.















HOY













Entre lo posible y lo deseado
vayviene
vayviene
vayviene

una necesidad imperiosa de hacer pie.



Y vossiempreenvos
y yotanyo

y estas paralelas tan empecinadas.




LAS COSAS QUE SE FUERON







A mi padre,








Un patio con aromas de cedrón.
La verde bicicleta en una esquina
de un Banco, resguardada por la encina
en horas de la siesta. La canción-


rozada por el mar de la emoción-
de Strauss en ese viejo tocadiscos,
el brillo en el Renault, y el muy arisco
latido de un quebrado corazón.


El arduo laberinto de papeles
con números y cuentas, los diversos
volúmenes mostrando El Universo,
poblando en los gastados anaqueles.









Las cosas que se fueron, pero viven...
debajo de las letras que se escriben.


LA MUERTE






Se cayó una rosa, hoy, recién nacida.
Apenas despuntaba pétalos. El suelo
le ofició de alfombra gris, con desconsuelo;
recién tornada a luz, recién amanecida.


Igual como se apaga el brillo de una estrella,
o como se oscurece sin razón el cielo,
bajo una sentencia forjada en el hielo,
que no admite queja alguna, ni querella.


Y mañana el sol, que sale para todos,
y el reloj que sigue caminando esferas,
que no se detiene, que no nos espera,
que clava su aguja sin medir el modo.



Y el mundo que gira y el tiempo que avanza,
y nosotros, mudos como espectadores.
Una flor de menos entre tantas flores.
Se cayó una rosa, hoy, sin esperanza.






Y a pesar de versos, poemas, canciones,
nadie encuentra bálsamo ni explicaciones.










A QUIEN ESCRIBE











No busques el poema. No persigas
las palabras igual que a mariposas
y no pretendas ver crecer las rosas
allí donde esparciste sólo migas.



No siembres en la arena, ya no sigas
inventando piruetas en el aire,
fue suficiente cuota de desaire,
no hay fuego enfrente, ni línea enemiga.


 

No esperes oro blanco en las espigas
ni lluvias en las tardes calurosas
ni luna sobre noches tormentosas,
tan sólo porque quieras o lo digas.



No reces un rosario, ya no hay tinta,
ni sangre generosa recorriendo
las páginas en blanco, suscribiendo
partidas con sus líricas extintas.   



No apuestes al prodigio. Una infiel
indiferencia y vacuidad rotunda
se ha apoderado ya de la errabunda
virtud que supo andar en tu papel.



No vayas contra el viento. No te pares
a soportar el golpe de la ola,
porque el embate es duro y estás sola
para enfrentar el mar cuando te encare.



No sigas cabalgando. Rocinante,
cansado,  ya no puede más seguir
camino para sólo conseguir
más piedras. No encontró diamantes;



y hasta las perlas se desvanecieron
como burbujas. Las pobres chocaron
contra montañas y se desangraron
en el instante mismo en que nacieron.






















No frotes esta lámpara, no hay genio
ni voluntad, ni fe, ni amor, ni esfuerzo
capaces de gestar un solo verso
que se parezca al que pensaste en sueños;












que la poesía, si quiere encontrarte,
sabrá muy bien adonde ir a buscarte.










CARTA A MI PADRE





















No los viste nacer, no los tocaste.
Su llanto y su sonrisa no te fueron
concedidos, y se desvanecieron
en el instante mismo en que marchaste.


No coincidieron en tiempo y espacio.
La mano del azar no unió sus manos.
La foto que no fue refleja en vano
una luz que se filtra muy despacio


por las puertas del alma. Y aún así,
en la mirada de ellos permanece
una esmeralda que te pertenece,
antes y ahora, para siempre, aquí.







Mirarlos a los ojos es mirarte,
y burlar a la Muerte, y recobrarte.






CARTA RECIBIDA ANOCHE








I

Tenemos alas. Miranos.
No hay reja que nos habite
ni miedo que nos evite
tender invisibles manos,


y andar el aire, ese imperio
intangible, inabarcable,
de límites impensables,
que encierra el mayor misterio.




II

Tenemos alas. Las cuerdas
no nos ataron los pies.
Nacimos libres, después
burlando toda mancuerda


vamos cumpliendo un destino
precioso, franco, sin vueltas,
encantadas y resueltas
a mostrar un don divino.




III

El don de la Libertad
que no se compra ni vende,
y que sólo se desprende
de la propia voluntad.


Sólo existe un carcelero
y habita en nosotros mismos,
pero es un pobre espejismo,
y hay que quitarle los fueros.




III

No damos explicaciones,
no le tememos al viento,
y no está en nuestro argumento
suplicar contemplaciones.


No nos debemos a un hombre,
no nos encierra una casa,
no nos cubre una coraza,
no nos ata ningún nombre…


Y si nos niegan la mano,
y si nos falta un consuelo,
nos vamos ganando cielo
a buscar otro verano.




III


No somos menos finitas
que tu medrosa existencia,
no nos hieren las ausencias,
no nos desvelan las cuitas.


Nos labramos nuestra suerte.
Y algún día... ¡ igual que a vos !
por un decreto de Dios,
nos va a derrotar la Muerte.


Y en ese mismo momento,

no vamos a andar pensando,
ni tejiendo, ni llorando
ningún arrepentimiento.












Tenemos alas.

Miranos.

Son el ángel que nos salva.

Y aunque sea, con el alma,

copianos.






ACCESO A ¨LAS ÚLTIMAS PALABRAS¨

ACCESO A ¨LAS ÚLTIMAS PALABRAS¨
http://postbysil.blogspot.com.ar/

PUBLICACIONES

.

JUGANDO A VERSE/ARTE

JUGANDO A VERSE/ARTE
Ficha de Dunken (clic)

ME DECLARO INOCENTE

ME DECLARO INOCENTE
Editorial DUNKEN

LA ENCANTADORA DE VIENTOS

LA ENCANTADORA DE VIENTOS
CEAediciones- SAN FRANCISCO- CÓRDOBA- ARGENTINA-

ANALOGÍAS (click)

ANALOGÍAS (click)
Editorial C.E.A. San Fco. Córdoba (Argentina)

SITIO WEB DE LA EDITORIAL

SITIO WEB DE LA EDITORIAL
Hacé click en la imagen

LA CAJA DE PANDORA

LA CAJA DE PANDORA
C.E.A. Ediciones

SITIO WEB DE LA EDITORIAL

SELECCIÓN DE PROVINCIAS

SELECCIÓN DE PROVINCIAS
ANTOLOGÍA EDITORIAL DUNKEN- BUENOS AIRES- ARGENTINA-

EL MUNDO LLEVA ALAS

EL MUNDO LLEVA ALAS
ANT.2010- EDIT.VOCES DE HOY- Miami (EEUU)

DETRÁS DE LA PALABRA

DETRÁS DE LA PALABRA
Año 2012- Antología Poética- Editoria Dunken (Bs.As.)

FIRMA DE POETA

FIRMA DE POETA
ANT.2011- EDIT.DUNKEN-Bs.As. (Argentina)

BITÁCORA POESÍA

BITÁCORA POESÍA
ANT.2010- EDIT.DUNKEN- Bs. As. (Argentina)

ANTOLOGÍA DEL CÍRCULO DE ESCRITORES SAN JORGENSES

ANTOLOGÍA DEL CÍRCULO DE ESCRITORES SAN JORGENSES
Editorial Acosta -Santa Fe- (Argentina)