.

.
©

DES equilibrio









Este franco silencio en estampida
con tantas nubes rotas ¿ y la lluvia ?
hace tanto dolor que no diluvia,
que el papel es un páramo suicida.


Me robaron la Tierra Prometida,
ni siquiera la vi, qué poca fe,
no hay peor ciego – me dicen - que el que ve
sólo sombras en medio de la vida.


Me cambié los cristales, no hubo forma,
no se fue la tiniebla del abismo.
Tengo el alma con grave astigmatismo
y la sangre con coágulos de normas.


¿Y la piel ? - Con la nieve en el orillo.
¿Y el rosal ? - Prodigando las espinas.
¿Y la luz? - Como reina que se inclina.
¿Y las horas? - Clavando sus cuchillos.



¿Y ahora qué…? - Preguntáselo a mi espejo.
No respondo inquietudes esta noche,
y que vaya tragándose el reproche
esa extraña que habita en mi reflejo.


















Con tantas nubes rotas

¿ y la lluvia ?





hace tanto dolor que no diluvia...