.

.
©

SONETO ENOJADÍSIMO CON CUPIDO

¡Qué impensada y terrible travesura!
¿Quién tiró y desde dónde aquesta flecha?
¿Cuál remedio me cura la deshecha
alma en pena que sangra su tortura?

¿Dónde está el responsable sin cordura?
¿Qué castigo sin límite lo acecha?
¿Cómo va a resarcir a mi maltrecha
voluntad que no admite más locura?

Si lo ven, diganlé que no perdono
su disparo certero, su traición.
Que le pienso guardar todo el encono

con mi lánguido resto de razón.
Y que al menos, subsane, baje un tono,
¡y le apunte!
¨al otro¨ corazón…