.

.
©

ADVERBIOS ARRIESGADITOS

¿Con qué atrevimiento humano
se articula un ¨Para Siempre¨?
¿Quién garantiza que un ¨Nunca¨
no se esfume lentamente?

¿Qué juramento firmado
sobrevive sin perderse
a los embates del tiempo
que a su virtud acometen?

¿Cómo se grita un ¨Jamás¨
sin arriesgar que la suerte
corra un peligro real
de quebrar su propio eje?

¿Cuál es la excusa que ampara
al adverbio ¨Eternamente¨
pronunciado por los labios
de alguien que nace y que muere?

¿Con qué soberbia de Dios
un alma escribe mil veces
que a cierto amor… el Olvido
no lo hundirá entre sus sierpes?

¿Quién garantiza que tanta
frase ampulosa no miente?
(no porque quiera mentir)
sino por humana y débil.

¿Qué puñalada certera
necesitamos nos llegue
para evaluar que es riesgoso
decir ¨Infinitamente¨?

¿Bajo el filo de qué piedra,
como Caínes y Abeles,
debemos sangrar sin pausa
para sabernos endebles?

¿Qué pasión ultra-terrena,
qué fuego en la piel se atreve
a decretar que hay caricias
que burlarán a la Muerte?

¿Qué cariño inmensurable,
qué amor especial nos puede
empujar hacia el ensueño
de creer eterno lo breve?

¿Acaso el filial? La sangre
dar lección divina suele.
¿O quizás el que en la Vida
tan sólo una vez se siente?

¿Qué habilita a los mortales
a usar palabras tan fuertes,
tan ambiciosas, tan altas,
como Jamás, Nunca, Siempre…?



¿qué pasión ultra-terrena?
¿qué fuego en la piel se atreve?

¿con qué talante de Dios?
¿qué amor especial nos puede
empujar hacia el ensueño
de creer eterno lo breve?
¿qué habilita a los mortales
a usar palabras tan fuertes...?
¿qué cariño inmensurable
articula un ¨Para Siempre¨?


¿Acaso aquél que en la vida
tan sólo una vez se siente...?