.

.
©

LA FÁBULA DE LA TORRE Y EL BARRILETE














Había una vez un barrilete
- muerto de miedo de volar, el pobre -
que se ató a la base de una torre
con una especie de sutil grillete.


La torre, sostenía fuerte el hilo
como si fuera una eternal montaña,
teniendo para sí que era una hazaña
retener de por vida al intranquilo.


El uno, nunca pudo andar el cielo,
el otro, vivió siempre en soledad,
y no hubo buena fe ni voluntad
que a ambos le sirvieran de consuelo.






Unir lo que Natura hizo contrario
suele tener un precio extraordinario.