.

.
©

CLAROSCUROS









_______________________________
La nitidez de mi sombra
depende de la eficacia
de la luna, que con gracia
gana cielo, y ahí se escombra.

De igual manera, será
que la enramada, feliz,
se ensancha, si la raíz
le ofrece seguridad.

Más encumbrada y divina,
y con mayor protección,
la rosa viste al balcón
con su coraza de espinas.

Y se ennoblece el trigal
si el agua- que es oro puro-
llega al punto más oscuro
de la hondura del breñal.

Así, por canon sagrado,
como Bernárdez recita…
vive la planta bonita
de lo que está sepultado.

Algunos amores, sé,
avivan coraje y fuego,
como un volcán rojo y ciego,
y el mundo nunca los ve…

Del maldito olvido huyen,
se agigantan como estrellas,
resplandecen más que ellas,
y el mundo ni los intuye…

Así es mi amor, me enaltece,
y en un silencio total,
como en secreto ritual,

crece, crece…