.

.
©

PROMESAS










- Te perdono con todo el corazón,
te deparo un alud de curaciones
y una etapa de nuevas emociones
compensando la antigua desazón.


Te exonero de manchas y tropiezos,
te prometo no ser inquisidora,
ser amiga y no una enjuiciadora,
y soltar tanto lastre, tanto peso…


No ser dama de Lot, no ser puñal,
permitir que el Pasado se disuelva
y que el mar del Futuro no te envuelva
con su oscura opresión de sombra y sal.




(Dicho esto, sonrió ante su reflejo,
y alejó su mirada del espejo…)