.

.
©

LA VIDA ES SUEÑO













Que la vida es sueño, dijo,
cierto autor en cierto texto.
Qué divino hubiera sido,
qué no daría por ello…

En un palacio de Itaca
haber tejido ese lienzo.
Frente a un magnífico rey
haber leído mil cuentos.

A la pluma de Gustavo
haber inspirado un verso.
Haber sido ese bastón
en que apoyaba el Maestro.

O el perro que pudo ser
la luz que guiaba a Homero.
O la tinta dulce y ácida
de la letra de Quevedo.

O la autora irrefutable
del mejor de los sonetos.
O la trama de tus sábanas,
o el marco de tus espejos.
O abrir una carta tuya
confesándome un secreto,


diciendo que me querías
y que además, fuera cierto…

Qué divino hubiera sido,

qué más espléndido sueño…