.

.
©

LA BÚSQUEDA






















La mitad de la vida.
La mitad del camino.

No poder dar con vos.
No poder dar conmigo…



¿En qué espejo escondieron
nuestro amor, amor mío?

¿En qué esquina lo encuentro,
en qué atroz laberinto?


¿Tendrá sed, tendrá miedo,
tendrá paz, tendrá frío?

¿Cuál será de ahora en más
su precario destino?


¿Balbucear unos versos,
tiritar como un lirio?

¿Replegarse en la sombra,
naufragar en el río?



Yo le he dado ternura,
le ha sobrado cariño,

sin embargo no está,
permanece escondido,


y es que apenas andaba,
como un nene chiquito,

como un perro en la lluvia
esperando un auxilio.



Yo lo busco sin tregua,
vos sabés, no me rindo.

Y no llego, no llego,
y no llego a destino.


Alguien dijo que ha muerto
pero no lo he creído,

y no voy a creerlo,
Dios será mi testigo,







no es amor que se muera
nuestro amor, amor mío…



































La mitad de la vida.
La mitad del camino.

No poder dar con vos.
No poder dar conmigo…