.

.
©

CANCIÓN DE MAYO













 
Mayo late en nuestras venas
como una cuestión pendiente
y se gesta entre la gente
mezclando alegría y penas.

Los hombres que dieron sangre
a cambio de libertad,
pura honra y voluntad,
por desterrar cárcel y hambre,

aquellos que nos tiñeron
la piel de celeste y blanco
y con su discurso franco
nuestra causa defendieron,

todavía no murieron.
No deben morirse nunca.
Siguen viviendo en la trunca
revolución que blandieron.

Está en nosotros seguir
el rumbo de aquellos pasos,
y jamás bajar los brazos,
y nuestra fe no rendir.

La patria no es intangible,
la patria no es de los otros,
la patria vive en nosotros
con un latido invisible.

La patria no es tierra ni agua,
la patria la hacemos todos,
paso a paso, codo a codo,
en una candente fragua.

Y es una clara misión
continuar lo que la historia
le exige a nuestra memoria
de frente y de corazón.

Como al niño que camina
y al que hay que darle la mano,
hagamos gesta de hermanos.

Somos todos Argentina.