.

.
©

CERRARTE O NO CERRARTE LA PUERTA, ESA ES LA CUESTIÓN...
















La puerta sigue abierta para vos,
de par en par, sabés que ese es mi estilo,
sin peros y sin frenos ni sigilo,
(del acto de cerrar, líbreme Dios…).


A riesgo de que ingrese todo el frío,
las hojas otoñales y la tierra,
la puerta para vos, nunca se cierra,
por más de que sea inmenso el desafío.

                     
Entró un ladrón de joyas, pero… claro,
de todo lo que tengo,  es este amor,
mis versos, que son vidrios de color,
y perlas de suspiros, lo más caro.


El pobre malhechor, decepcionado,
(a quién quise leerle unas poesías)
se fue con menos pan que el que tenía, 
por donde astutamente había entrado.


 También se me colaron peregrinos…
(aprécioles el ímpetu y la fe)
mas cuando se tomaron el café,
les dije que siguieran su camino.





En fin, que esto se quede aquí entre nos,
 ( si no, voy a ligarme más que un reto)
guardemos bajo llave este secreto:

La puerta sigue abierta para vos…