.

.
©

CONFESIONES DE UN ELEFANTE



















Una hoja de otoño, un remedo
de ceniza dispersa en el viento
pisoteada y sin luz. Hoy me siento
una grieta en un cristal de miedo.


Me intimida el ratón en el suelo,
me amedrenta un león invisible,
me acobarda un puñal intangible,
me amenaza una nube en el cielo.


Arquetipo de tallo quebrado,
atributo de rosa marchita,
un reflejo de sombra infinita,
un ejemplo de grito callado.


Como un viejo árbol sin sustento
a la par del río, así me siento…