.

.
©

CANCIÓN PERDIDA













Yo perdí lectores,
amigos del alma,
la aguja en el pasto,
la perla en el agua.


Y perdí tus besos,
el reloj, la calma,
la brújula, el norte,
la razón, la página.


He perdido el juicio
junto a un par de alianzas,
y un millón de versos,
(todo entre tus sábanas…)


Yo he perdido el tren
que a vos me llevaba,
y en un mar de dudas,
la última barca.


He perdido el tiempo,
invertí mañanas
preciosas pensando
cómo te olvidaba.


He perdido el rumbo,
la clave, los mapas
y todas las llaves
que abrían la caja.

Perdí la paciencia,
el pudor, las lágrimas,
y en el hall del miedo,
todas las palabras.


Se me va la vida
como arena blanda
y tengo sentencia
firme en toda instancia.


Pero, sin embargo,
no sé que me pasa,
no pierdo el coraje,
no pierdo las mañas.


 Y a pesar de suerte
tan perra, tan mala,

no pude (hasta ahora…)
perder la esperanza.