.

.
©

NADIE MUERE DEL TODO



















Hay en mis ojos luz de otras miradas,
suenan en mí los ecos de otras voces,
pluralidad de sombras, dichos, poses,
que me articulan con vidas pasadas.


Nadie se muere del todo, los otros
que por destino nos antecedieron,
siguen estando cerca aunque se fueron,
siguen viviendo- por gracia- en nosotros.


Veo en los ojos de Paula a mi viejo
y veo en mí las huellas del pasado,
veo en mis hijos todo mi legado
y a los que extraño tanto en mi reflejo.




Como si el sol se escondiera en la muerte
y al otro día naciera más fuerte.