.

.
©

MISIÓN IMPOSIBLE
















Nadie puede hacer algo
para que otro lo ame


el amor no es un bien
que se da a quien lo pague

es un rayo alocado
que te hierve la sangre

y te deja estaqueado
en mitad de la calle

y no pide permiso
y le sobra coraje

y se muere de risa
si te ve haciendo planes





No hay esfuerzo posible
ni desvelo que alcance

ni energía del alma
ni tesón de la carne

ni derroche de cartas
ni promesas de aguante

ni el mayor juramento
ni el más nítido avance

que convenza a Cupido
de que no nos encare

(y también busque al otro…)
y a los dos nos abarque




No hay denuedo que sirva
para hundir su dictamen

ni escribir en la piedra
ni firmar con la sangre

si al final es lo mismo
que escribir en el aire

no es recíproca luz
no es un justo debate

nadie elige el candil
del que va a enamorarse

nadie elige la hoguera
con la cual va incendiarse






No hay plegaria, no hay fe,
ni esperanza ni alarde

que alguien pueda forjar
(con o sin Dios mediante)

para hacer que ese otro
que no lo ama, lo ame…