.

.
©

¿CASUALIDADES? ¿CAUSALIDADES?





Abril, 1616






Un nácar lago sutil
besa el rostro cincelado
de Julieta, y no es su amado
la causa de tal sufrir.

Es un veintitrés de abril
y al hacedor de su historia,
llora en su honor y memoria;

Romeo en trova febril
lo ha coronado de gloria

(con su lírica más bella…)

Teseo ve a su doncella
en el sueño shakespeariano
de una noche de verano
que irisa un broche de estrellas.

Se inmortalizan las huellas
con la poesía que infiere
(y en cuyas letras trasunta)

¨que el que nace el día que muere,
no puede morirse nunca¨.

(La nieve, precede al brote …)


Y… ¿ qué hiere a Don Quijote,
si no agrede a los molinos?

¿Será ese gesto mohíno
fugaz arresto de pena,
añorando a Dulcinea,
dando en su yelmo partido?

- ¡Vea el crespón, Rocinante!
-gruñe Sancho en el redil-
ocurre que es mes de abril,
y honra a Miguel de Cervantes








Un nácar lago sutil
eterniza el mes de Abril.

Se inmortalizan las huellas
de una noche de verano
y en un sueño shakesperiano,
debajo un broche de estrellas

la nieve, precede al brote,
convenciendo a Rocinante,
que no perturbe al Quijote

(mientras evoca a Cervantes…)