.

.
©

EL JUEGO DE LAS MUÑECAS RUSAS...






I
Como en un juego de vida,
Mamushkas de fría cera,
desentrañando lo oculto,
o esperando una sorpresa; 

como andar sobre un teclado
dando calor a mis yemas,
así de perverso y bello
es ir detrás de tus huellas.
II
Las paridas por Zagorsk.
Son gemas dentro de gemas.
Las acarician mis dedos
para quitar la primera.

Mi corazón, dando un vuelco,
ya late por la que espera.
Y vuelvo a intentar mil veces,
con infinita paciencia.

III
Despojadas de misterios
una a una, se revelan.
Y en el silencio, las miro
con la esperanza deshecha.

Sus expresiones antiguas
cubren mis ojos de arena.
Y el vacío, de mis ansias,
impiadoso se apodera.

IV
Como lo vacuo de algunos
amores, la vana espera
de una palabra, de un beso… 
 va socavando mis fuerzas. 

Se han agotado las chances,
me he rodeado de muñecas,
no encontré lo que buscaba,
 y en mis manos, nada queda...




Como andar sobre un teclado
dando calor a mis yemas,
así de perverso y bello
es ir detrás de tus huellas…