.

.
©

LA FUENTE DE LOS DESEOS
















Encontrar esa paz tan perseguida.
Ver el mar prodigioso nuevamente.
Ser luz y nunca sombra de mi gente.
Curar de a poco el tajo de la herida.


Palabras como perlas enhebrar
de modo que prosperen en poesía.
Dar sólo remaduras de alegría.
Vencer la encrucijada y avanzar.


No andar pifiando el paso tan seguido.
Hacer la guerra franca a la inquietud.
Recuperar la fe como virtud.
Usar como blasón lo padecido.



Burlar al desaliento hasta la muerte.
Ser fuerte como el sol. Volver a verte.