.

.
©

TRISTESSE











Una fuga de sol
una oscura sospecha

una tarde de invierno
una lágrima seca

una calle vacía
un buzón sin respuesta

un tren bajo la lluvia
una rosa deshecha

una trama ya en círculos
y que rueda y que rueda

un cansancio infinito
un buril que se empeña

repitiendo un tañido
y que ruega y que ruega

yo buscándome en todos
los espejos que ciegan

vos diciendo la hora
en relojes sin cuerda

yo viviendo en las nubes
vos fundando en la piedra


yo contando los días
vos buscando la puerta


y este sitio en default
y total decadencia

bien a tono, amis,  
con su errática dueña

y en mis manos de cal
y en mi boca de arena

 la bitácora gris
de estos pobres poemas

que porfian, porfian
que se empeñan, se empeñan



que se siguen gestando

y se empeñan, se empeñan…