.

.
©

EL EFECTO MARIPOSA



















No olvides que una estrella es perturbada
si una flor es arrancada desde lejos
y las tormentas suelen ser reflejos
de lo más nimio, de la misma nada.


No guardes uno solo de mis versos.
No dejes que mis libros de papel
hagan su nido sobre tu anaquel
ni en la memoria azul de tu universo.


Un acto tan inocuo, tan pequeño,
podría desatar la sinrazón
de hacerte marcas en el corazón
o provocarte el mayor de los despeños.



Por favor, no culpes de esas cosas
al aleteo de mi pobre mariposa…