.

.
©

EL TRAJE DE LOBA




I
 Se sacó el disfraz de loba
estrenado en ese día,
y un jaez de bizarría
(de los que al Diablo se roban).


Los colgó en su propia alcoba
en un perchero de humo
con doble llave (que asumo)
ya no abrirá por pudor
o por falta de valor…
(Como lo vi, lo resumo).




II
También se sacó las medias
tejidas con red de aire,
hilos de puro desaire
y color tragicomedia.


  Arriba una enciclopedia
¨Del Arte de No Acertar¨
acomodó sin dudar
su actitud ¨Animal Print¨,
poniéndole casi fin
a un día para olvidar.




III
Los dos zapatos volaron
arrastrando los puñales
de sus tacos infernales,
y después se acomodaron


(cuando ya se resignaron)
al ladito de la estufa,
viendo que un par de pantuflas
los habían desbancado,
destituido y reemplazado
(disimulando la mufa).




IV
Concluido el ¨Streap Tease¨,
por fin se puso el batón
que usaba de camisón
estampado en ocre y gris,


con una poco feliz
rosa marchita en la espalda,
que seguía por la falda
y terminaba en un vuelo
cosido con desconsuelo,
que le espinaba hasta el alma.




V
Se acurrucó en un glaciar
que a un barco daría pánico
por su tamaño ¨Titánico¨,
pero no lo fue a chocar...


El sueño vino a cerrar
el ritual antes descripto,
y a suturar el conflicto
existencial de perder
por ¨Ser¨ y por ¨Parecer¨,
a pesar del arco invicto.




VI
La mañana ya acuciaba
a la noche, que moría,
y con cero altanería
miró en la percha el disfraz,


puso el espíritu en paz.


Era un irónico chiste.



(La que de Loba se viste...)




siendo oveja, se durmió
en silencio y nadie vio
su inmensa sonrisa triste.




















 Se sacó el traje de loba.

También se sacó las medias.

Los dos zapatos volaron.











Y acabado el Streap Tease,
miró en la percha el disfraz,
puso el espíritu en paz,
y el sueño llegó en un tris...