.

.
©

LA SANTA PACIENCIA






¨Entre tu cuerpo y el mío
Nunca la extensión verás;
Nadie medirá jamás
La inmensidad del vacío.¨
OMAR KHAYYÁM






I
La trama de la Vida
compone su atributo de Momentos.
La Seda nunca olvida
el Hilo que la urdió. Los Instrumentos
perviven en la Música encendida.

II
La Gota abandonada
que ha sido despojada de su entero,
y espera desolada,
trepada en el glacial despeñadero
¿sabrá que alguna vez fue marejada?

Y el Mar, la azul espada
clavada en el talud sin miramientos,
Señor de la alborada,
Amante voluptuoso de los vientos
¿sabrá que hay una Gota desgajada?

III
La esencia separada
no pierde su virtud, no transfigura;
la Gota es marejada
y el Mar es el conjunto y la figura
de innúmeras partículas ¡o es nada!

La rueca prefijada
que gira y determina va a lograr,
en hábil estocada,
que vuelva la pequeña Gota al Mar
y el Mar a su porción desamparada.

IV
En franca analogía,
uniendo tu universo con mis trazos
dispersos, alma mía;

no importa el desacuerdo en nuestros lazos,
 el verbo destilando su atonía,
 el sol hecho pedazos
o el arduo laberinto de las hiedras.


¿Sabés…? sobre tus pasos
vos vas a regresar entre estas piedras

y yo voy a volver hasta tus brazos.