.

.
©

VERSOS CON FIRMA DE AUTOR@



I

¿Es posible curar con la Palabra?
¿Con el haz de algún verso bien parido?
¿Con la paz de un poema discurrido
en el tris de un expreso ¨abracadabra¨?


¿Con la voz, que es un bálsamo intangible,
y que escrita es Promesa eternizada
en la Carta más íntima y sellada,
que declara a un Amor indestructible...?


¿?




¿Es factible curar a la distancia,
sin siquiera rozar la piel ajena,
y burlar la maldita circunstancia,

que nos veda la mágica faena
de fundir entre Dos y a unisonancia,
el metal promotor de tanta pena?

En la escena

donde libre con Dios mi último juego
¡voy a hundirme porfiando en ese fuego!




II

Y a riesgo de que sea permutado
por un Becerro de Oro ¡ a riesgo de eso !
bien vale la quimera, (por su peso
se caen las deidades de costado).


No somos más que el Tiempo que ha pasado,
apenas un atisbo de progreso
que tuvo la Materia: Cuerpo leso,
piel rota, blanda arteria, pie cansado.


El Mármol es lo único inmutable,
el resto se deshace con el viento,
nos queda lo invisible, lo intocable,


que es Alma, que es Espíritu sediento,
y atisbo de esperanza inmensurable
de Ser y no morir en el intento.



Yo presiento...

que (a veces) la Poesía es esa Luz
que alivia un poco el peso de tu Cruz.