.

.
©

NECESIDADES BÁSICAS (segunda versión)

I

Los arenales jamás le rogaron
al mar alguna caricia salada,
que los rescate de tanto letargo

Y sin embargo…

con sus celestes carrozas mojadas,
el mar los roza sin pedirles nada.


II

¿Y los frutales ? jamás le rogaron
un beso helado al invierno indolente
para salir de su verde letargo

Y sin embargo…

el frío juega en el limón naciente
y dulcifica su acidez urgente.


III

¿ Y los trigales ? jamás le rogaron
al sol ardiente un bautizo de fuego
para escapar de su eterno letargo

Y sin embargo…

bajan los rayos auríferos, ciegos,
para dorar espigas con sus dedos.


IV

Y así nosotros, vamos arrancando
un calendario de esperanza herida,
sumando años, restándonos vida,
y haciendo frente a
costas,
cuestas,
cargos…

Y sin embargo…

¿Por qué con tan estúpida firmeza
jamás copiamos a Naturaleza …?


V

Sabés que

¡ nunca !

¡nunca!

¿…nunca…?

Sabés que yo jamás te rogaría
la lluvia azul de una palabra, un faro
que me señale dónde está tu amparo,
o una señal apenas, alma mía…
para salvarme de este gris letargo,



y sin embargo…

y sin embargo…




Y  sin embargo…