.

.
©

DE AMORES DIVINOS Y OTRAS YERBAS- otra versión de CIRCE

I
Para que vos me veas,
he mezclado muchas gotas de mi propia sangre
y mis propias lágrimas
con el río de tinta de estos versos heridos.


II
Para que vos me toques,
he inventado una especie de sombra traviesa
con forma de loba
que se pone a jugar en tu cama

con vos y con ella
y con otra
y con otras
y con otras…
(ya no importa con quién o con quiénes,
con quién o con cuántas…)


III
Para que vos me sientas,
he dotado a mis pobres palabras desnudas
con sabores peligrosamente dulces.


IV
Para que no te escapes,
he tejido un profuso laberinto invisible
con imanes
formando exquisitas filigranas.










Y hasta ahora, zafaste...

¡Cómo venís zafando lindo, che…!



Pero me temo, amor mío,
que ni Zeus
ni el resto del equipo Olímpico
vayan a estar siempre de tu lado...

y más temprano que tarde,
es posible que no cuentes con la misma suerte de Ulises…

Ay, ay, ay, ay,
ya vas a volver con la cóncava nave cansada...

y si acaso – esteeeee...- ya tuvieras Penélope,

no creo que te aguante y espere la vida entera

(como yo)

tejiendo…


Así que,
si yo estuviera en tu lugar,
creéme,
empezaría
(por lo menos)
a preocuparme…







Eternamente tuya,


CIRCE




__________________________________



=)




MIENTRAS TANTO, EN LA CÓNCAVA NAVE:



Padre Zeus, mandale un rayo
a esa loca que me hechiza
y los talones me pisa
reventándome los callos.
Yo voy corriendo y me callo,
y ella insiste y quiere más,
me sigue sin darme paz
como a los sulkys las perras,
por cielo, por mar, por tierra…
Ayudame…¿qué esperás?

Es verdad aunque no lo creas,
que aunque soy héroe y valiente,
no hay nada que la amedrente,
más le huyo, más torea,
que ni Palas Atenea
me salva en esta maraña,
y ya no estoy para hazañas
a mi edad, me convendría
quedarme en la pulpería
con un vasito de caña...


(Diario Intimo de Ulises, pág. 2.344)

CANTO DE LAS PLEGARIAS

FUENTE: PARA NADA CONFIABLE...