.

.
©

POEMA DILUIDO






 
Ir diluyendo de a poco
como azúcar en el agua.
Quemarse en la propia fragua.
Avanzar a ritmo loco.

Gritar un nombre sin voz.
Redactar sobre la arena.
Simular risa por pena.
Callar un secreto a Dios.

Pensar que era rosa el gris.
Chocar el fondo del mar
sin aprender a nadar.
No acertarle a ser feliz.

Pasar de viento a brisita.
De ser tsunami a laguna.
Vivir con gloria ninguna
sobre una red bien finita.

Cubrir de acero un cristal
que se cansó de latir.
Y aún en la niebla, escribir,

escribir,

escribir,

(aunque se empañe el cristal...)






Seguir y seguir...
firmándote,
que ante todo, soy mujer
que no va a retroceder,




y piensa morir amándote.