.

.
©

LA ÚLTIMA NOCHE












La Noche Mil y Dos ya es un recuerdo
y empieza lentamente a amanecer.

No tengo más historias por contarte.

Es hora de que tomes decisiones:

Amarme- como Te Amo- para siempre
o hacer rodar- sin miedo- mi cabeza.











Scherezade