.

.
©

LO INEVITABLE













Dispuse una pira con versos viejos,
el fuego purifica los errores,
el Diablo me mandó -esta tarde- flores,
Virgilio se me ríe desde lejos... 




No habría que escribir más que en el viento,
no habría que firmar más que en el agua,
feliz de aquél que supo que en la fragua
del aire se moldean los cimientos.




Feliz de aquél que vio antes que los otros
que nada se eterniza, que los días
se llevan amarguras y alegrías
y también versos. Pobres de nosotros




que en un papel fugaz hemos querido
/  en vano /  
perpetuar lo que hemos sido.





























en vano