.

.
©

LIMPIEZA





Un rompecabezas precioso
al que le faltaban varias piezas.

Seis jaboncitos con forma de rosas
que perdieron totalmente su perfume.

Tres cargardores de teléfono
que hacía mucho tiempo se habían quedado sin sus teléfonos.

Dos joysticks rotos.

Un reloj sin pila ni arreglo.


Etc.



Todo a la basura, en menos que canta un gallo.

Estoy tratando de liberarme de las cosas que ya no tiene sentido guardar.


























Incluyéndote.