.

.
©

POEMA PENDULAR



Hamacando versos...


Como las alondras desafían el cielo
la mariposa emprende su grácil vuelo
hacia el mismo núcleo irresistible del fuego,

como el aroma de las violetas
el brillo se desprende del sol,
la caracola devuelve el sonido,

el silencio adora las horas tibias de la siesta
o el grillo se asoma al atardecer,

atesoramos esa secreta especie de amor,
que nunca termina de florecer,
que vive de fe, no conoce de olvido,
y sólo encierra preguntas sin respuesta
aunque no tenga futuro ni sentido.

Y aunque nunca termine de florecer
porque no tiene futuro ni sentido

atesoramos esa secreta especie de amor
que vive de fe, no conoce de olvido
y sólo encierra preguntas sin respuesta

igual al grillo que se asoma al atardecer,
el silencio que adora las tibias horas de la siesta,
la caracola que devuelve el sonido
o el brillo que se desprende del sol
emulando al aroma de las violetas...

atesoramos esa secreta especie de amor
que vive de fe y no conoce de olvido,
como las alondras desafían el cielo
o la mariposa emprende su grácil vuelo
hacia el mismo núcleo irresistible del fuego


aunque no tenga futuro ni sentido…





SIL