.

.
©

OTRA CARTA PARA JAVI




Sabés que vos y yo nos parecemos:
Anhelamos a alguien que no está.
No dijimos toda la verdad
ni pusimos las manos en el fuego.
.
Nos dejaron sin decirnos dónde iban.
Sabemos que no van a regresar.
Dantescos en la escena de esperar,
nos subimos a un barquito a la deriva.
.
Respetamos el pacto ficcional:
Yo mentí y vos fingiste que creías.
Nos unieron el empeño y la poesía.
Superamos el obstáculo del mar.
.
De todos los caminos hacia Roma:
el que te trajo, nunca me llevó.
Las fábulas de amor que dije yo
se hundieron, como el sol que se desploma
.
en cualquier atardecer que contemplás.
— ¿Pero en cada amanecer...?
— Vuelve por más.
.
.
.
.
Vuelve por más.
.
.
.
.
S I L



TEXTOS:
. ©
____________________________________________

D U E L O quevediano

 





Si alguien pregunta por mí,

desparramen en el pueblo
que en augusta soledad,
transito un solemne duelo,
.
velando en mi propia casa
y en un precario silencio,
a ¨la que no quiero ser¨
y ¨fui hasta hoy.¨ He dispuesto
.
sobre la mesa del living
un baúl de desaciertos,
con negra funda de humo
y algunas flores sin pétalos.
.
En su interior ya descansan:
mis más olvidables versos
y las tapas de los libros
que se incendiaron por dentro.
.
Los fuegos artificiales
que probé en mi propio cielo,
y todas las pobres chispas
que en los ojos me cayeron.
.
Un viejo cofre oxidado
con cien gusanos adentro,
que tiene la tapa rota
con infinitos ¨Te Quiero¨.
.
Los tantos destinatarios
se marearon al leerlos,
y no lograron saber
si eran ficción o eran ciertos.
.
Yacen también las mentiras
que dije frente mi espejo
y las fábulas de amor
que no he creído (ni creo).
.
¡Nunca he visto un cofre igual
con espacio más inmenso,
donde pudieran caber
igual número de muertos!
.
(Me fui de tema, perdón,
a veces, tanto me extiendo,
que del quid de la cuestión
sin darme cuenta, me alejo).
.
Volviendo al velorio, sigo
informando a tal respecto,
que desconozco la fecha
exacta para el sepelio.
.
Se ruega no enviar flores
de ningún tipo, les tengo
alergia y el estornudo
me haría llorar ¡ no quiero !
.
Así que, me tomo el margen
que considere- de tiempo-
para velar ¨a quien fui¨,
por asistirme el derecho.
.
Y mientras tanto, Epitafio
acorde, voy escribiendo:
.
《EL QUE NO CAMBIA SE QUEDA
ATADO A SU PROPIO ENREDO,
PUDRIÉNDOSE LENTAMENTE,
IGUAL QUE AQUÉL QUE ESTÁ MUERTO.
.
Y DEBE TORCER EL RUMBO,
BORRAR LO ESCRITO, ¡SER VIENTO!
CON EL HONOR DE ASISTIR
SIN GLORIA, A SU PROPIO ENTIERRO.
.
AQUÍ YACE LA QUE FUI
Y NO QUISO SEGUIR SIENDO,
¡TENIÉNDOSE QUE MORIR!
PARA CONTINUAR VIVIENDO》
.
.
.
.
.
Si alguien pregunta por mí
¡desparrámenlo en el pueblo!

CUARTETOS CATA(E)ESTRÓFICOS



.
.
I
No suelo estar del todo convencida
de que mentir tiene las patas cortas,
de que la soga, si abusás, se corta,
y de que el Tiempo cure las heridas.
.
Tampoco es cierto - pues lo he comprobado –
que edificar sobre la piedra augure
el bienestar ansiado y te asegure
que cierzo y mar no rompan el vallado.
.
Así es falaz – rubríquelo el Destino -
que con los años se borra la huella
de tantos daños que te hicieron mella
mientras estabas andando el camino.
.
Tampoco es cierto (pruebas he tenido)
que el Cielo paga el llanto derramado,
que Dios devuelve lo que te han quitado
y que trasciendas en lo que has parido.
.
Dudo en decir (en esto me he extendido)
que al corazón que ha sido atravesado
por el famoso aguijón infectado
de la maldita flecha de Cupido,
.
lo salve el lazo etéreo de la Suerte,
lo sane el brazo férreo del Olvido
o el oportuno gesto de un latido
antes del paso firme de la Muerte.
.
II
Tan sólo firmo al pie - como constancia -
de que si existe un AMOR con raíces
que más allá de ley o directrices,
se opone firme a presión y distancia,
.
no habrá puñal, ni código, ni fuero,
que desanime al río incontenible
que desbordó en el Mar de lo Imposible
una lejana tarde de Febrero.
.
Y que a la fecha no se disolvió,
aunque parezca que se está licuando,
porque se encuentra vivito y coleando
como aquel muerto que Corneille mató.
.
Como una extraña reserva de agua
que no declina en gracia ni lealtad,
y no hay cicuta de la realidad
que la envenene o la ponga en la fragua.
.
.
Y en fin, que así (a buen final abierto)
es mi agua dulce (que calma tu sed)
la que en las horas sin juicio y sin red,
sigue salvándote en este desierto.
.
.
.
.
S I L ↖️

E N Á L A G E


 E N Á L A G E

.
.
Tan creer, tan lo intenté, tan yo estaría.
Que por mucho que remé en puré de amianto,
no me dieron la medalla de los santos
ni el primer puesto de los yo sabía.
.
Fingí que no escuchaba el bocinazo
que me avisaba de la cercanía
de no hay más crédito para tus días
y los fijate dónde das el paso.
.
Joderse y aguantarse. Muy tenía
que sucederme para que aprendiera
que en el infierno de los yo quisiera
primero queman a los yo podía.
.
.
En fin, que a fuer de creo, trato, sí,
¡ni Quevedo le hablaría a Dios por mí!
.
.
.
S I L ↖️

UNA CONFESIÓN


La noche nos miente un tango
y es -decidora- de cuitas
con su nostalgia infinita
de antiguo rango.
.
Nos desnuda de corazas
y nos deja en carne viva,
desangrando boca arriba
en nuestras casas.
.
Y bajo un cielo inseguro
brotan lágrimas de sal
para librarnos del mal
del dios Oscuro.
.
La luna se pavonea,
los amigos se aquerencian,
los amantes se licencian
sin que los vean.
.
Mis ojos, que no te espejan,
nublándose bien a tono,
niegan del sol el encono
y lo reflejan.
.
.
Daría lo que pidieras
(de enumerarlo, me abstengo…).
Daría lo que no tengo
porque volvieras.

CARTA A UN TEHUELCHE FLOJO DE PAPELES


Después de los aguaceros
el cielo se baña en oro,
les brota luz por los poros
a las piedras del cantero;
.
y hay un atisbo de acero
en las rosas (*) que quedaron
y que no se acobardaron
con tanta temperatura,
que las dobla en hermosura
en pago a que no menguaron.
.
.
Como esta fe que yo tengo
en esta empresa imposible
y en esta carta intangible
de tan humilde abolengo.
.
Porque a luz ciega sostengo
que no fue en vano la apuesta
a tu amorosa respuesta;
y que valió la osadía,
las penas y la alegría
dar lugar a tu propuesta.
.
.
Lo bello se mide así:
con varas ciegas, que pesan
en balanzas de belleza
para nada baladí.
.
No se cotiza el rubí
por rojo ni por brillante,
ni tampoco los diamantes
se encumbran por su belleza.
Sin rasgos de fortaleza
serían irrelevantes.
.
.
Como pasa con algunas
personas, que a más valor,
duplican su resplandor
con insolencia ninguna,
.
pero con gracia de cuna
van por la vida brindando
lecciones de fe y probando
que guarda la resistencia
un plus de magnificencia,
de alada y divina cosa,
.
.
《como ocurre con las rosas (*)
a que hacía referencia…》
.

UNA VIGILIA


Tu Nombre, ese cadalso, esa espesura,
que abreva en cada estrella del deseo,
que firma en cada línea que releo
su explícito decreto de ternura.
.
Que ubicuo, como el dios de los extremos,
extiende su raíz y serpentea
impune por mi cama. Que alardea.
Que ríe del incendio en que me quemo.
.
Que mientras fue imposible, no importaban
las luces de neón que me encendía,
pero al hacerse carne la utopía,
se convirtió en ergástula y en lava.
.
Tu Nombre, ese motor, esa herejía
que puede ver (detrás de tanto humo)
que el pan sobre mi mesa oculta el grumo.
Que va llenando el hueco de los días.
.
Que escribe sobre el mar este poema,
que graba sus seis letras en el viento,
que advierte que sublima mi tormento,
burlando con poesía el anatema.
.
Tu Nombre, ese gigante desvelado
que rompe los cristales, que me mira
después de haber negado la mentira
tres veces. Que me muerde en un costado.
.
.
Que rueda aunque no es lágrima. Que moja
la anónima blancura de estas hojas.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
D E E S T A S H O J A S
.

POESÍA SOBRE LA POESÍA


Si acaso las letras no son como balas
o como un volcán que implota de emoción,
los versos gestados sin el corazón
son igual a un frígido edicto de Palas.
.
Si no tienen fondo, aunque tengan forma,
si no tienen fibra, ni temblor de yemas,
no horadan, no mellan, no rozan, no queman;
y hacen de cualquier poema una norma.
.
Entonces, digamos, porque así procede:
que sin el amor, el dolor o el odio,
no hay juglar que pueda pretender un podio.
La poesía no ¨es¨. La poesía, ¨sucede¨,
.
como los milagros (esos cotidianos)
que nos van paliando los tantos reveses,
que convierten piedras en panes o en peces,
que nos ven caer y nos tienden la mano;
.
como, por ejemplo: el Diciembre primero,
tu espalda infinita, la airada respuesta,
los caminos llanos de la ardida siesta,
en que te escribí aquel primer Te quiero,
.
.
letra sobre letra, levantando un templo
sagrado, a tu nombre, como por ejemplo…
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
C O M O P O R E J E M P L O … 

ROSARIO


Hace veinte años (o ayer)
la hermana de mi padre compró un regalo para alguien
que aún no había nacido.
.
Ella no sabía de su destinataria
y murió sin saberlo.
Tampoco yo lo sabía.
Ni nadie.
.
Hoy mi hija lo recibió
con el alma y los brazos abiertos.
.
Vaya a saber qué cosas
estoy haciendo yo
(y para quién o para quiénes)
esta mañana de domingo,
aparentemente tan igual a otras.
.
No siempre se nos revela,
en este presente inaferrable,
qué pinceladas de sombra o de luz
damos sin saber
sobre el cuadro que quizás
nunca veremos.

ACCESO A ¨LAS ÚLTIMAS PALABRAS¨

ACCESO A ¨LAS ÚLTIMAS PALABRAS¨
http://postbysil.blogspot.com.ar/

PUBLICACIONES

.

JUGANDO A VERSE/ARTE

JUGANDO A VERSE/ARTE
Ficha de Dunken (clic)

ME DECLARO INOCENTE

ME DECLARO INOCENTE
Editorial DUNKEN

LA ENCANTADORA DE VIENTOS

LA ENCANTADORA DE VIENTOS
CEAediciones- SAN FRANCISCO- CÓRDOBA- ARGENTINA-

ANALOGÍAS (click)

ANALOGÍAS (click)
Editorial C.E.A. San Fco. Córdoba (Argentina)

SITIO WEB DE LA EDITORIAL

SITIO WEB DE LA EDITORIAL
Hacé click en la imagen

LA CAJA DE PANDORA

LA CAJA DE PANDORA
C.E.A. Ediciones

SITIO WEB DE LA EDITORIAL

SELECCIÓN DE PROVINCIAS

SELECCIÓN DE PROVINCIAS
ANTOLOGÍA EDITORIAL DUNKEN- BUENOS AIRES- ARGENTINA-

EL MUNDO LLEVA ALAS

EL MUNDO LLEVA ALAS
ANT.2010- EDIT.VOCES DE HOY- Miami (EEUU)

DETRÁS DE LA PALABRA

DETRÁS DE LA PALABRA
Año 2012- Antología Poética- Editoria Dunken (Bs.As.)

FIRMA DE POETA

FIRMA DE POETA
ANT.2011- EDIT.DUNKEN-Bs.As. (Argentina)

BITÁCORA POESÍA

BITÁCORA POESÍA
ANT.2010- EDIT.DUNKEN- Bs. As. (Argentina)

ANTOLOGÍA DEL CÍRCULO DE ESCRITORES SAN JORGENSES

ANTOLOGÍA DEL CÍRCULO DE ESCRITORES SAN JORGENSES
Editorial Acosta -Santa Fe- (Argentina)