.

.
©

TU ISLA PERDIDA...

I

Hay un reino.
No es La Meca ni Macondo,
ni el Olimpo, ni el Edén de un dios histrión,
ni la Atlántida perdida en lo más hondo,
en el fondo de los mares de Platón.

Ese sitio no figura en ningún mapa
y del más fino radar, también se escapa.


II

Hay un reino.
No es la Tierra Prometida,
ni la Torre de Babel, ni Ciudad Gótica,
ni el Infierno imaginado en esta vida
por el Dante y su divina pluma utópica.

Esa isla nunca juega en los Mundiales,
y no tiene voz ni voto universales.


III

Ese pueblo
no es el mítico paraje
donde Borges vio nacer al Inmortal,
ni tampoco es el jardín donde el linaje
de Chuang-Tzu soñó su duda existencial.

En sus piedras no está el fuego ni está el brillo,
donde Tolkien derritió por fin su anillo.


IV

Esa playa,
con los vientos a favor,
fue el lugar donde jactados de osadía,
sobre arena, como tigre y gladiador,
nos cruzamos en combate, vida mía…

Esa isla
fue una lid muy reservada,
donde fuimos a chocar nuestras espadas.
Y también el punto exacto en que topamos,
empujados por dos ángeles sin alas.

Fue una especie de sendero bifurcado
en jardines de una fábula borgeana.

V

Ese pueblo,
que me dio vida en la muerte,
que selló besos herejes y caricias,
que cambió en un giro mágico mi suerte,
que me dio frutas jugosas y delicias,

que fue brújula, remedio, paz, salida,
que le dio cinco sentidos a mi vida,


VI

de un mal día para el otro, se borró,
porque sí, porque no sé, porque quién sabe…
Hay sospechas de que nunca preexistió,
hay teorías que en ninguna mente caben.

Alguien piensa que tu propia voluntad,
lo ocultó de mis radares ¡sin piedad!


VII

Esa playa, que no sé ya dónde queda,
esa arena donde yo dejé mi nombre,
ese pueblo que tus ínfulas me vedan,
ese sitio, ignorado por los hombres,

yo te juro por mis ojos, alma mía,
que va a verme regresar ¡por fin! un día.


(Y si así no sucediera, ¡que Dios mismo!
me lo muestre antes de hundirme en el abismo...)



MILONGA LÍRICA







I

 


YO,

para versearte he nacido.


Fuiste VOS el elegido
en este extraño sainete
(como a quien le cae un rayo)
y si no te d´entra el sayo...

jodete.




 




Que otra te espante la yeta,
que otra te tienda la cama,
que otra te planche el piyama
y te airee las chancletas;

 

que te dore las chuletas
y que te cosa el botón
mientras te lava el calzón
zurciendo tus camisetas.

 

Yo te trazo un corazón…,

che,

Yo nací pa´ser poeta.



 


II

 

No sufro de mal de amores
ni celos tengo, confieso

y aunque suene raro eso,
a cada cual sus labores:

para el perfume, las flores
y para el perro, los huesos.


 

Yo soy el ángel confeso
que te evoca cada noche
sin el mínimo reproche ****
y en un silencio total,
empañando hasta el cristal
con un volcán como broche.


 


III

Los varones que me tienen,
(los que el nido me calientan)
sospecho que no se tientan
con mis intensos vaivenes;

 

ni pienso que se entretienen
con mis rubios alaridos,
con mi lengua doble filo

 

ni con la hiel gusto a miel
de la que está hecha la piel
que envuelve mis pocos kilos.

 


Me temo, no los antojan
mis versos de cal y arena….

 

quizás lo haga una morena
doble pechuga o la roja
melena que al aire arrojan
con donaire la vecinas.

 

Eso no apura mi inquina;
al contrario, lo fomento,
pues mata el aburrimiento
que esas musas los alienten,
y a casa traigan la ardiente
llamarada de otros vientos.

 


Y aún así, no me amedrento,

pues nací pa´la poesía.


 


IV

Eso no quita que un día
de una mañana cualquiera
en una cualquier vereda
de alguna cualquier esquina,

 

la vida, por accidente,
bichito mío, otra vez… 

(sabrás que no hay dos sin tres... )
nos haga chocar de frente,

 

del revés o del derecho,
pecho a pecho, faz a faz,
y que pasemos sin más,
de los dichos a los hechos.

 

Y una vez o cien mil veces,
arriesguemos reemplazar,
como dos locos de atar
tanto ruido por las nueces.

 

Que el destino se enrevese,
que las reglas se distraigan;
que las fórmulas se caigan
con un rugido de mar,

 

y a fuer de tanto sonar,
que los ríos… agua traigan.




 

- ¿Y si no fuera a chocarte?

- ¿Y si ya no sucediera?

Y si ya no sucediera,
viviré para versearte…


 



V

Y espero que en el postrer
derrotero en que has de ver
la hora cruel donde la Parca
te imponga su helada marca

 

me recuerdes aunque sea
en un verso, en un poema
de todos los que te he escrito;

 

mientras la otra ¡dando un grito!
te improvise una elegía,
te llore llantos de amor
y arroje la última flor
sobre tu lápida fría.

 

¡ Que ella se tome la sopa !
de tu copa de miserias,
yo te abrazo las arterias
por debajo de la ropa,

 

con la paz con que la gota
la infrangible roca horada,
voy lidiando esta cruzada
de mesalina discreta,

 

y así, furtiva y secreta,

yo te toco sin tocarte…

Yo nací para versearte.




Yo nací pa´ser poeta.




=)

































YO,
para versearte he nacido.


Fuiste VOS el elegido
en este extraño sainete
(como a quien le cae un rayo)
y si no te d´entra el sayo...



jodete.







;)

HAIKU DE PENÉLOPE



Para vos, 
donde sea que estés, 
perdido entre sirenas... 
¡o paveando! 



=D


















HAIKU DE PENÉLOPE 
EN  UN GRIEGO (no muy) ACADÉMICO...




Ιθάκη, 26 Δη Δημο Δη 2012


 ΙθάκηΕλ ληνική, Δημοκρα, 
τίαΔηΔηΙθάκηΕ, ni ná... 
 τίαΔηΔηΙθάκ.








¿lo qué...? 












TRANSLATION 







 Ítaca, 26 de abril de 2012.





No habrá poesía, 
ni amor, ni luz, ni ... *
hasta que vuelvas. 

____________________________________________





















*  Nota de la Autora: 

La expresión ¨¨ (del griego:ἐποιΐα, nada, cero, no te esfuerces) , fue (no muy confiablemente) atribuida a Sócrates, quién, interrogado por uno de sus más curiosos discípulos - y que no se parecía precisamente a Rambo (el discípulo :) - , ante la pregunta:

- ¿Qué se puede hacer, Maestro, para olvidar a un hombre?,  

Sócrates respondió:   

- ¨Ná...¨






=D

LA VIDA ES SUEÑO









 I

Soñé ayer que me querías.
Fue claro como un cristal.
Recordé todo al final,
incluso cuando decías
 ¡vos mismo! que me querías,
 despejando toda cuita
y articulando un: - ¨Bonita,
sepa Usted que yo la adoro,
nombrandolá mi tesoro
por temporada infinita...¨


II

En ese momento mismo
sacaste un libro del alma,
apoyándolo en mi palma
(como quien se da a sí mismo... )
 sin sujeción ni egoísmo,
y yo lo puse en mi pecho,
creyéndome con derecho
a reclamar tu porción
más grande de corazón,
por todo lo dicho y hecho.


III

Estábamos alejados
del mundo y sus directrices,
cocinábamos perdices
en dos hornos alquilados,
 y juntos, y enamorados
cuando ya íbamos a dar
el mordisco en el manjar,
¡cantó el gallo del vecino!
con un fragor asesino
que me obligó a despertar.


IV

Por suerte, el segundo verso
de la Estrofa II expone
la realidad, que se impone
a cualquier acto disperso…
 Podrá haber sueños diversos,
y vos, podrás nunca amarme,
pero NADIE va a negarme
que tengo tu obra escrita
arriba de mi mesita,
para siempre pavonearme.


V

Guardo mi propio Zahir.
Un talismán de papel.
Una prueba hermosa y fiel
que se ufana en subsistir
para dejarme seguir
acariciándote en ella,
como una imborrable huella
de que existieron tus pasos
y de que estuve en tus brazos
bajo estas mismas estrellas.
















Soñé ayer que me quisiste…

Fue claro como un cristal.

Recordé todo al final,
incluso cuando dijiste

¡vos mismo!

que me quisiste…


EL ÚLTIMO PÉTALO DE LA ÚLTIMA MARGARITA



I

Cuatro años ya… que espera que lo arranque.
Una magia muy extraña no lo seca.
(quien no deja de querer, de odio no peca)
y quizás sea el propio Dios el que me banque,

o Natura, no lo sé,  ni he de saberlo.
Es el último bastión (la última cuita)
agarrado en la postrera margarita
que parece que presume por tenerlo.

II

Yo no quiero confirmar que no me quiere,
y jamás éso ha escapado de su boca.
Es normal, nunca he sabido que una roca
le confirme o no su amor a las mujeres…


Pero el punto en este extremo es que prefiero
ignorar una certeza que podría
destrozarme el corazón y me hundiría
en un mundo de tristeza que no quiero.


II

Sí. Ya sé... no me lo digan, es mejor
conocer,  que no saber ciertas verdades…
=)
pero el mar de la ignorancia es como un Hades
en que el alma no se muere de dolor.


Es probable que ame a otra – yo no puedo
competir-  estoy clavada en una cruz
que simula ser un púlpito de luz,
y por eso tan pacífica me quedo…


Si el Destino me brindara la ocasión,
a cualquier rival ¡de un golpe! sacaría.
No nació la que me gane en osadía
si el trofeo es conquistar su corazón.


III

Ese pétalo me dice que quizás
él me quiere y no ha podido confesarlo,
eligiendo la postura de callarlo
en virtud de que asegura así,  la paz.


Hay historias tan complejas, hay amores
que no pueden revelarse enteramente
y es más propio reservarlos plenamente,
confinando su esperanza entre las flores;

esperanza que en mi caso,  se limita
a este pétalo postrero y solitario
(cual si fuera última cuenta de un rosario)
aferrándose a una pobre margarita.


























esperanza que en mi caso, se limita
a esa pobre y desgajada margarita...



POEMA DILUIDO






 
Ir diluyendo de a poco
como azúcar en el agua.
Quemarse en la propia fragua.
Avanzar a ritmo loco.

Gritar un nombre sin voz.
Redactar sobre la arena.
Simular risa por pena.
Callar un secreto a Dios.

Pensar que era rosa el gris.
Chocar el fondo del mar
sin aprender a nadar.
No acertarle a ser feliz.

Pasar de viento a brisita.
De ser tsunami a laguna.
Vivir con gloria ninguna
sobre una red bien finita.

Cubrir de acero un cristal
que se cansó de latir.
Y aún en la niebla, escribir,

escribir,

escribir,

(aunque se empañe el cristal...)






Seguir y seguir...
firmándote,
que ante todo, soy mujer
que no va a retroceder,




y piensa morir amándote.




















PEDIDO DE CORRESPONDENCIA



 I

Hay lugares de los que no se vuelve.

Un@ intenta volver. Pero se queda
como Dama de Lot, en la vereda
hecha estatua de sal, y se disuelve

con un golpe de viento despiadado
o una lluvia de azúcar sin sentido,
escribiendo en la alfombra del Olvido
un poema que fue mal destinado.


II
Hay lugares en los que no se avanza.

Un@ trata de ir hacia adelante
pero un muro con fuerza de elefante
resta brío, firmeza y esperanza.

Una rata en la caja sin cubierta
va chocando y sangrando las paredes,
(no comprende que son su propias redes)
que esa caja… ha estado siempre abierta.


III
Hay amores de los que no se puede
regresar hacia el punto de partida,
ni seguir caminando por la vida,
porque bajo los pies… la tierra cede.

Se abre en grietas profundas con fragor,
como un Ángel del Mal fagocitando
corazones que fueron naufragando
en el Mar Infinito del Error.


IV

Yo no logro moverme. Si lo ves
en el fondo del mar, que no te asombre
que acuñado sobre él esté Tu Nombre,
y te pido… ¡ te ruego ! (si podés)

me lo envíes a casa por correo
en un sobre – no importa que se raye…-
(ya sabés bien mi número y mi calle)
respetándome este último deseo.




















V

PD:


¡Ah…!




(Y si acaso te animaras a  intentarlo)
y el que es Tuyo se incluyera en el Envío,
lo pondría bien juntito con el Mío
para nunca más, mi vida, separarlos...












para nunca más, mi vida, separarlos...




LA ISLA PERDIDA








¨El lector perdonará mi costumbre
 de escribir la misma página dos veces,
con variaciones mínimas...¨

(Jorge Luis Borges)






EL POEMA QUE PUBLICO HOY ES MUY VIEJO. (MUY)
HA SUFRIDO ALGUNOS CAMBIOS.
EL TÍTULO, POR EJEMPLO.
EL SUJETO.
LAS ESTROFAS FINALES.

LO QUISE RESCATAR PORQUE HASTA SU SENTIDO HA VARIADO.

TODO LO QUE ES ATRAVESADO POR EL TIEMPO, CAMBIA.


COMO NOSOTROS...

______________________________________________



I

Hay un reino.
No es La Meca ni Macondo,
ni el Olimpo, ni el Edén de un dios histrión,
ni la Atlántida perdida en lo más hondo,
en el fondo de los mares de Platón.

Ese sitio no figura en ningún mapa
y del más fino radar, también se escapa.


II

Hay un reino.
No es la Tierra Prometida,
ni la Torre de Babel, ni Ciudad Gótica,
ni el Infierno imaginado en esta vida
por el Dante y su divina pluma utópica.

Esa isla nunca juega en los Mundiales,
y no tiene voz ni voto universales.


III

Ese pueblo
no es el mítico paraje
donde Borges vio nacer al Inmortal,
ni tampoco es el jardín donde el linaje
de Chuang-Tzu soñó su duda existencial.

En sus piedras no está el fuego ni está el brillo,
donde Tolkien derritió por fin su anillo.


IV

Esa playa,
con los vientos a favor,
fue el lugar donde jactados de osadía,
sobre arena, como tigre y gladiador,
nos cruzamos en combate, vida mía…

Esa isla
fue una lid muy reservada,
donde fuimos a chocar nuestras espadas.
Y también el punto exacto en que topamos,
empujados por dos ángeles sin alas.

Fue una especie de sendero bifurcado
en jardines de una fábula borgeana.

V

Ese pueblo,
que me dio vida en la muerte,
que selló besos herejes y caricias,
que cambió en un giro mágico mi suerte,
que me dio frutas jugosas y delicias,

que fue brújula, remedio, paz, salida,
que le dio cinco sentidos a mi vida,


VI

de un mal día para el otro, se borró,
porque sí, porque no sé, porque quién sabe…
Hay sospechas de que nunca preexistió,
hay teorías que en ninguna mente caben.

Alguien piensa que tu propia voluntad,
lo ocultó de mis radares ¡sin piedad!


VII

Esa playa, que no sé ya dónde queda,
esa arena donde yo dejé mi nombre,
ese pueblo que tus ínfulas me vedan,
ese sitio, ignorado por los hombres,

yo te juro por mis ojos, alma mía,
que va a verme regresar ¡por fin! un día.


(Y si así no sucediera, ¡que Dios mismo!
me lo muestre antes de hundirme en el abismo...)





LA ÚLTIMA NOCHE












La Noche Mil y Dos ya es un recuerdo
y empieza lentamente a amanecer.

No tengo más historias por contarte.

Es hora de que tomes decisiones:

Amarme- como Te Amo- para siempre
o hacer rodar- sin miedo- mi cabeza.











Scherezade 








DIECISEIS LÍNEAS





 Yo que nací sobre el suelo, 
humana, débil, rastrera, 
veo alas y me creo
 palomita mensajera.

Ando llevando mis versos 
como si fueran quimeras 
de nube en nube, tratando 
de que ¡por fin! vos los veas.

Ojalá que alguna noche, 
mientras mirás las estrellas, 
veas pasar- como al vuelo- 
esta bandada de letras… 

Y detengas tu mirada 
unos minutos en ellas, 
y te des cuenta, por fin, 

que te deben su existencia.